2006

De ateo al creyente

De joven, creciendo en el Bloque Este, yo era un ateo convencido, un marxista. En mi escuela y en la universidad a todos se les enseñaba que no hay Dios. La visión del mundo marxista me pareció tan lógica, tan científica, que en ese momento no solo creía en ella sino también construí toda mi filosofía de vida en esta manera de pensar. Si alguien me hubiera dicho que eventualmente lidiaría con preguntas relacionadas con Dios, me habría reído de él. Esto era una superstición para mí. Pensé que la iglesia, la oración y la Biblia eran para unas viejas tías y para chicas feas no deseadas en la discoteca. Pero me gustaba filosofar, incluso bailando, sobre la teoría del reconocimiento del mundo, afirmando que el espíritu no es más que el subproducto de una forma de materia organizada extremadamente compleja. Había leído filósofos griegos, Hegel y Mao; de Marx y Lenin tuve que hacer exámenes; pero también pensé que haber leído la Biblia pertenecía a la educación general.

Tenía muchos amigos y novias. Mi objetivo era que la gente me gustara. Estaba convencido de que quienquiera que no fuera tan feliz como yo, era su propia la culpa. No fui engreído, sino orgulloso, y pensé que esta condición duraría para siempre, porque esta condición solo dependía de mí. Luego vino una crisis. Por primera vez en mi vida, me encontré en una situación en la que sabía exactamente cómo debería funcionar mi filosofía, pero no fue así. Perdí el suelo bajo mis pies. Me quedé solo, me puse enfermo. El miedo de la muerte me hizo darme cuenta de que en un mundo materialista mi vida no tenía ningún significado. Me volví desesperado y no me suicidé únicamente porque eso no tenía sentido tampoco.

Entonces recordé lo que había leído y entendido en la Biblia: Era mi única oportunidad, si lo que ella decía era la verdad. La tomé de nuevo y encontré que me describía a mí mismo. Se trataba del hombre que no cree, solo, ensimismado; exactamente como yo. Pero tenía que entender que esta era una idea errónea: yo no era capaz de llevar las riendas de mi vida. La Biblia me recomendó un camino diferente: encomendándome a Dios, y Él cuidaría de mí. En ese momento todavía no sabía si había un Dios; pero mi única posibilidad era probarlo, y lo probé. Después de que decidí correr el riesgo, resultó que Él existía y lo que la Biblia decía era la verdad.

¿Qué ha significado esto? Hoy cómo creyente puedo decir que mi pecado me sumió en la crisis. En ese momento, por supuesto, lo vi de manera diferente: si no hay Dios, tampoco hay ningún pecado. Solo me he dado cuenta de que no es así como debería ser para poder convertirme en la persona feliz en la que quería cambiarme. Pero eso no lo logré. Quería deshacerme de mi pecado, pero no pude. Sin embargo, Jesucristo me libró de ello: Lo que no pude hacer, lo hizo Él: Él me cambió.

Hoy, como científico y profesor de universidad veo que este cambio determina mi vida entera. No es concebible que sin el poder de Dios, fuera capaz de seguir mi profesión y como padre de cuatro hijos. Por esta razón, veo que es mi responsabilidad ir más allá de lo meramente profesional para cuidar a mis estudiantes como personas amadas por Dios. Mi relación con mis colegas y empleados, vecinos y amigos está marcada por mi relación con Dios. Mi comunión diaria con Él me da la sabiduría para las próximas decisiones, ya sea en la educación de los hijos, el apoyo de los estudiantes o las situaciones actuales de la vida. A diario aprendo que la vida que Él me prepara y por la cual Él me guía es la única que vale la pena vivir.


BlogPágina de inicio

Correo electronico: aatsolymosi.com